Una de las muchas cosas que nos gusta de El Salvador es su combinación de diversidad y tamaño. Posee playas, ciudades, volcanes, fuentes termales, sitios arqueológicos y plantaciones de café y el lugar es tan compacto que se puede tener un poco del sabor de todo ello en un día si se quiere. Por eso es posible estar liberando tortugas en la mañana en las playas cerca de Barra de Santiago y escalando por senderos del Parque Nacional El Imposible en la tarde.

Karen Catchpole & Eric Mohl

Trans-Americas Journey